PINTURA ROMANA EN ARTE


TÉCNICAS DE LA PINTURA ROMANA

La mayor parte de la pintura romana se hizo al fresco.  Aunque el método para su realización sufrió alguna alteración, el procedimiento habitual consistía en preparar el muro previamente, aplicando tres capas de mortero, una mezcla de cal y arena, y una capa gruesa de pozzolana volcánica.  Luego se daban tres manos de cal mezclada con polvo de mármol. Una vez seca, esta superficie se pulía con trozos de mármol, vidrios y paños que anulaban la rugosidad de la pared.  Una vez preparado el muro se aplicaba el color sobre la superficie previamente humedecida.

 Estela de caliza policromada del Museo Egipcio de El Cairo.  Una de las epocas de mayor esplendor se vivio con Ramses II, quien aparece agarrando a unos prisioneros del pelo.

De esta manera, cuando las dos primeras capas se secaban, iban reaccionando químicamente con el color, y se formaba una pequeña capa de carbonato cálcico que permitía una buena conservación del fresco y hacía que el color quedara perfectamente adherido al muro.

Pintura de la Sala del Trono de Cnossos en la que se representa un grifo. La  pintura griega, y en concreto la helenistica, fue la base para la posterior pintura romana.
Los colores que utilizaban eran de origen mineral y orgánico. El negro lo obtenían de sustancias orgánicas; los grises y violetas de la mezcla de diferentes tierras; el verde provenía del manganeso; el rojo del cinabrio; el blanco del carbonato cálcico; el azul del silicato de cobre y los ocres y amarillos del óxido de hierro.  Estos colores eran triturados, mezclados y disueltos en agua con un poco de cola antes de aplicarse en los frescos.



La pintura de caballete fue más escasa. Se realizaba sobre madera y al temple, utilizando como aglutinantes para mezclar los colores la cola, la goma, el huevo, la leche e incluso el aceite. En algunas ocasiones, los cuadros de caballete se realizaban siguiendo la técnica de la encáustica, muy utilizada en la Grecia helenística, donde los colores eran disueltos en cera caliente y se aplicaban antes de que ésta se secara.  También empleaban una técnica mixta que preparaba la madera como si fuese un fresco y sobreponían el color al temple.


La pintura  no se ha conservado en buenas condiciones, como sucede con otras civilizaciones, Este arte se utilizó mucho para decorar; como en estas tres copas antiguas.

La gran pintura mural se produjo entre los últimos años de la República y los primeros del Imperio, aproximadamente entre el año 150 a.C. y el 98 d.C.  Las grandes muestras que se han conservado de esta época pertenecen a las tres ciudades de la Campania: Herculano, Pompeya y Stabies, que fueron sepultadas por el Vesubio. También existen pinturas en la misma Roma, encontradas en la zona del Palatino.




No hay comentarios :