"La llegada a Roma", Memling



La pintura de Memling muestra una profunda piedad religiosa y una gran suavidad de sentimientos. A diferencia de la mayor parte de sus contemporáneos, que pintaron al temple, él pintó al óleo, aunque con la técnica del temple. Su pintura está compuesta de minúsculas pinceladas, y los coloridos son muy claros. Para conseguir los efectos, a menudo utilizaba varias capas de color, y; sin embargo, el dibujo aparece visible algunas veces por debajo de los colores. La llegada a Roma, pintada hacia 1489, es uno de los seis paneles de un santuario dedicado a Santa Úrsula. Cada plafón cuenta una parte de la historia de la Santa, y el que aquí se reproduce es considerado como el mejor de la serie. La composición está aquí bien equilibrada y nada recargada.

El color es armonioso; el rojo es brillante y claro, el azul, suave y cálido, y el tono de la carne, ambarino. Muchas cosas ocurren en este diminuto plafón: tres sacramentos, bautismo, confesión y comunión, están siendo realizados en segundo término, en tamaño verdaderamente minúsculo. En el solemne encuentro de Santa Úrsula y su séquito con el Papa, en primer plano, cada figura resalta con claridad, y la sucesión de acontecimientos es perfectamente lógica, mientras que cada uno de los protagonistas tiene su dignidad individual. El efecto general es el de una fe intensa, exquisitamente pintada.



Pintor: Hans Memling
Título: “La llegada a Roma
Técnica: Óleo sobre madera de roble
Medidas 37.5 X 25.5 cm
Arte y Pintura del renacimiento
La obra se encuentra en:
HOSPITAL DE SAN JUAN BRUJAS, BÉLGICA




No hay comentarios :